1.4.09




Ya no hay templo para mi fé.
Se ha colado a través del catolicismo pueril,
dispersado en el Universo, ensordecido ante los perseguidos,
sangrado desde el oriente, suspendido en el occidente,
y nada le ha parecido factible,
más que mi propia existencia hacia lo inexistente.

Todo lo que aparece ante mis ojos
se va desmintiendo a sí mismo

F!

No indagues en razones posibles, todas están en mi, hirviendo.

0 comentarios: