16.5.09

Absurdo

Caracas 16 de Mayo del 2009
Hora: 03.52 pm


Me he levantado hace apenas hora y media. Fui al baño, hice "lo usual"...
No fui capaz de mirarme al único y aumentado espejo que hay en casa, tampoco fui capaz de vestirme o arreglarme, ropa interior inferior y medias, sin sonrisa, ni humor optimista a la vista.

Paseo por evocaciones absurdas, inútiles, improbables, me siento en mi propio cuerpo incómoda, de más, no sería capaz de decir que ajena pues, en él y con él lo he vivido todo, y en cada milímetro de esta piel está mi historia escrita, pero si incómoda.

Ya no recuerdo cuál era el "plan" original, el plan de vida claro está, y haber perdido la noción del mismo hace que todos los planes restantes sean igual de falibles ante mi.

Me he hartado. Si, no hay mejor frase para hoy, sólo "me he hartado". Dejé hace rato de buscar afuera los vacíos de "adentro", simplemente acepté que no estoy llena, que hay vacíos y que así quedarán o he buscado en lugares equivocados.

Insistí un poco en la vida, yo creía que había un poco de sentido en ella, pero parece una cuestión de inercia, es un completo absurdo, unas de impulso y otras de choque. Lejana de todo me enfrío, porque desde la frialdad, el hielo, se ve todo bastante mejor. Observo la síntesis de las relaciones humanas en general y me aburro. Cuando no se trata de pagar un precio, se trata de complacer a otros por encima de nosotros mismos, o luchar para que al menos alguna de nuestras necesidades se vea cubierta. Y me aburro. Detesto la censura impuesta, los pasos en puntillas, la autocontención por el bien del otro, cuando mi bien es valorado a 0 ( cero ). Ya ni puedo hablar, cada palabra que sale de mi boca debe ser medida, comedida, debe haber sido pensado mil veces, no, tres mil veces, antes de sonar a sonidos, para que lleguen, logren algo hermoso, y no hieran o dañen o destruyan egos o sensibilidades.

La mente incesante, a mil revoluciones por hora, lo incierto, lo frágil, lo triste, y de nuevo Tú, mi Tristeza aquí conmigo, nunca dejé de extrañarte y supongo que nunca dejaré de hacerlo aunque lo haya intentado ciegamente, me haya entregado a distintas ilusiones, haya supuesto que después de ti había vida, había luz... pero no, hoy me descubro triste, muy triste nuevamente, completamente tuya... y triste... Bah! escribirte también es un absurdo.

Mi cama, me tiendo en ella semidesnuda, ella y yo semidesnudas, puedo sentir el frío de unas sábanas heladas, mi cuerpo cede un poco de calor y entramos en simbiosis... Me arropo; una sábana, una cobija, dos cobijas y allí, mullida y cálida cesa un poco lo helado, me arrulla el estar cubierta por algo, me evado instantes en sueños, tratando de recordar un poco el "plan" y el plan nunca fue tanta desidia, ni lucha, ni necesidad, ni búsqueda, tanto anhelo, tanta duda, tanta esperanza en agonía, tanta nostalgia de lo ingenuo, tanto dolor, tanto duelo, tanto vejamen, tanta ceguera, tantas heridas, tantas llagas, tanta ... Muerte... Muerte de ilusiones, muerte de sueños, muerte de amores, muerte de pasiones, muerte de células, muerte de amistad, muerte de lo hermoso, muerte de la vida, muerte de mi misma cada día, muerte ... no era el plan.

NO era el plan... y ahora de nuevo me callo.

F!

0 comentarios: