20.6.10

... de los designios ...




... y sin embargo a pesar del pequeño rayo de luz que atravesó mi denso cristal ya ahumado y enmohecido, me he helado por dentro, me convierto en hielo,ahora por fin puedo asegurar que no creo en nada... y mucho menos en alguien. Empezando por la hiena que me engendró y terminando en el último de los mortales.


 F!

0 comentarios: