21.7.09


Cuando entra la anestesia
de tu lengua entre mis piernas,
desciende el silencio por las venas
boca abajo,
una catarata de patadas en la rabia,
un columpio fluorescente entre las lianas,
la ventrílocua asoma en mil idiomas;
son muchas sus cabezas cortadas
y ninguna su palabra
su nombre
o su principio.

Poema anónimo...

0 comentarios: