2.10.09

de Pretéritos Imperfectos

Había decidido no guardarse nada para si desde la rabia, había decidido creer y sólo eso, había decidido dar a manos llenas, mojar sus manos en lo viscoso del otro, sin sentir asco ni aversión. Porque alguna vez valdría la pena, la propia y la ajena. Alguna vez saldría bien, alguna vez sería lo justo.



A pesar de todo lo que abrió grietas y derramó hiel, creía que lo correcto era seguir en pie...
c r e í a

sin embargo y a pesar de todo eso
se hundía

h u n d í a

en un nuevo

mar de mierda movediza

F!

0 comentarios: