15.2.09

Caracas, 15 de Febrero 06.49 pm


Sólo un día después del día mas cursi-pavoso del mundo nos toca vivir la ya tan usual para nosotros los venezolanos odisea de acudir a las mesas para votar "una vez más" y repetir como loritos enjaulados lo que ya antes expresado...

Voté por mi hija, porque tenga la fortuna de crecer en una Venezuela parecida a la que yo conocí de niña y adolescente, y que a la vuelta de una década empiezo lamentablemente a olvidar.

Voté a las 4.25 pm, sin colas, sin contratiempos y al verme frente a la máquina, yo que no soy nada religiosa rogué al cielo porque mi voto, como el de todos mis paisanos aquí y fuera del país fuera a parar a donde debe ir, no se violado, anulado, descartado, desaparecido, clonado ( bueno clonado quizás nos convendría ) ... en fin... rogando que sea contabilizado.

Voté, porque a veces es imposible mantenerse ajeno a tanto abuso, a tanta falta de respeto.

Voté porque NO quiero que mi futuro, el de mi familia y el de mi hija se vea forzado a viajar en una maleta para enriquecer otros horizontes y patrias que no me vieron nacer o parir...

Yo por mi hija y por mi Tierra he hecho los sacrificios mas jodidos de mi vida... yo por mi Tierra voté.

Debo reconocer que mi país , mi amado país, donde la libertad no conoce límites, se ha convertido en un país de "Lamentables", de seres lamentables, que nos ponen en ridículo, vejan nuestros derechos, destruyen nuestras ilusiones...

Donde es lamentable la situación económica de la gente que como yo está surgiendo y no puede optar por viviendas dignas y nos toca caer el 80% en las manos de unos lamentables usureros "vivos pendejos" caseros que terminan robándoos nuestro dinero.

Donde un lamentable chofer de autobús atropella a otros choferes y peatones por jugar a las carreras con sus compañeros.

Donde una lamentable escasez nos limita las opciones del mercado

Donde una lamentable educación pretende imponer una nueva historia de Venezuela llena de consignas lamentables...

Donde la ley se aplica lamentablemente al contrario y un ladrón de cuello blanco puede pagar su libertad y el silencio.

Donde un lamentable sistema de salud social envía al hueco a muchos de nosotros por dejarles gasas adentro o comerse un cachito mientras entra alguien a una emergencia muriendo.

Donde un lamentable concepto estúpido de belleza americanizado, pornográfico, y subnatural le fríe el cerebro a nuestras niñas, adolescentes y mujeres.

Y así... se extendería la lista de razones lamentables ...

En fin voté! Y ya veremos...

Ahora a una hora de haber cerrado las mesas, estamos sumergidos en esta tensa calma... a la espera de un milagro de que nuestra opinión sea respetada... a pesar de las conciencias compradas.

F!

0 comentarios: