13.2.09

D u e l o

Lo frío del metal
como una extraña fiebre
alimentada por la ofensa.
Su peso de venganza
lo acomodé en mis manos
y a la vieja usanza
di siete pasos antes de voltear.
No había nadie, ni señas del patán
que arruinó mi vida;
por eso disparé contra mi pecho,
a sabiendas que sobreviviría.

Poema del Duelo
Eduardo Zambrano
********************************

Por eso, supongo que mi pecho es este colador de sentimientos, repleto de agujeros, por los que se derrama y escapa el amor, el odio y todas y cada una de las emociones que me embargan pero que lamentablemente no puedo retener.

Vivo disparándome en el pecho,
caigo una y otra vez,
sobrevivo, como siempre!
pero cada nuevo agujero es una nueva oportunidad para que se escape de mi todo cuanto me llena. Imagino que un día mi pecho será un único e inmenso agujero... espero que ese día al dispararme ya no sobreviva; si siguiera fiel las letras del poema, en mi caso : Yo soy el patán que arruinó mi vida...

F!

0 comentarios: